Página principalBlogComprobaciónManipulación del cuentakilómetros: ¿cómo detectarla?
26 febrero 2020

Manipulación del cuentakilómetros: ¿cómo detectarla?

Un coche de segunda mano no suele ser una compra cotidiana y supone un desembolso económico elevado. Además, para el comprador es complicado evaluar si el vehículo está en buen estado o, por lo menos, en el que declara el vendedor. La lectura del kilometraje es un importante indicador de la salud del coche, en este sentido y, por esta misma razón, algunos establecimientos o vendedores fraudulentos pueden llegar a manipular el cuentakilómetros. Mientras que volver a calcular los kilómetros que ha recorrido el coche es fácil si se dispone de la herramienta adecuada, probar que se ha manipulado este dato no lo es tanto.

Comprueba sin compromiso si tenemos información sobre tu vehículo

Accede al informe completo

Técnicamente, modificar el kilometraje que marca el coche no es un problema y las herramientas adecuadas para ellos se encuentran en internet, de manera legal, por unos 150 euros. Con este software se puede cambiar la lectura del cuentakilómetros sin tener que desmontar el coche, solo utilizando la conexión para este tipo de dispositivos de diagnóstico.

¿Por qué se manipulan los cuentakilómetros?

La manipulación de la lectura del cuentakilómetros se considera ilegal en 25 países europeos, pero las sanciones varían desde una infracción administrativa con multa hasta penas de cárcel. Esta disparidad abre la puerta al fraude del kilometraje en un mercado de coches usados que, además, promete ser un negocio lucrativo tal y como demuestran las estadísticas de facturación y los datos de venta. Por ejemplo, en Alemania el pasado 2019 se generaron casi 90 millones de euros en transacciones de vehículos usados, según Statista. Este margen de beneficio tienta a los infractores a abusar de las manipulaciones de kilometraje, ya que es una manera de pedir un precio más alto por el coche. El 12% de los cuentakilómetros de la U.E., de media, están manipulados. En el comercio transfronterizo, incluso entre el 30% y el 50%.

¿Qué sistemas hay para comprobar la autenticidad del kilometraje?

Muchos países europeos ya han establecido buenas soluciones a este problema. Los belgas, por ejemplo, tratan de ponerle freno a este timo con un certificado llamado Car-Pass. Los talleres mecánicos y establecimientos similares tienen que documentar en una base de datos hermética lo que marca el cuentakilómetros de cada vehículo en el momento en que lo revisan, lo que da lugar a este Car-Pass. En los Países Bajos utilizan un mecanismo similar, el Nationale Auto Pas (NAP). Se ha observado que estas medidas de control funcionan: en Suecia, desde la introducción de los historiales de vehículos de CARFAX, el fraude en cuentakilómetros se ha reducido de alrededor del 10% a menos del 3%, según las propias estadísticas de esta empresa.

Desgraciadamente, Alemania no ofrece soluciones de este tipo pese a que, según los datos del ADAC, el velocímetro de uno de cada tres coches usados ha sido manipulado, lo que ha supuesto daños cifrados entre seis y siete millones de euros anuales. Y todo ello a pesar de que la República Federal de Alemania castiga la modificación de la lectura del cuentakilómetros con penas privativas de libertad y multas según el artículo 22b de la StVG.

Cuando los gobiernos no ponen freno a estos timos, la única opción que les queda a los compradores de coches usados es comprobar ellos mismos la veracidad del kilometraje. Para ello, CARFAX ha recopilado una serie de consejos para comprobar si el cuentakilómetros ha sido manipulado:

  • Comprobar si el kilometraje es verosímil Las últimas facturas del taller, las reparaciones o el informe de la ITV pueden ayudar a verificar si el kilometraje del cuentakilómetros encaja.

  • Comprobar la periodicidad de los cambios de aceite Cuándo y con qué frecuencia se ha realizado un cambio de aceite (en el manual del fabricante se especifica la frecuencia) es un buen indicio para comprobar la veracidad del cuentakilómetros. Por ejemplo, si se han realizado cinco cambios de aceite y el fabricante recomienda que sean cada 20.000 kilómetros, el velocímetro debería marcan al menos 100.000 kilómetros. Para consultar los cambios, se pueden pedir las facturas del taller o buscar en el compartimento del motor una pegatina o etiqueta del último cambio de aceite, donde talleres anotan la fecha y el kilometraje.

  • Pedir copias de las facturas del último taller Pregunte al vendedor si puede obtener copias de las facturas. Estas muestran el kilometraje en el momento del servicio.

  • Usar un ordenador de abordo Si se quiere estar absolutamente seguro, lo mejor es ir a un taller de confianza para que le lean la memoria de averías e intervalos de servicio al vehículo.

  • Comprobar el desgaste El estado de las piezas que tienden a desgastarse y de los neumáticos también es un indicador fiable. Si el coche todavía tiene los neumáticos originales y están en buen estado, esto indica un bajo kilometraje. También hay que mirar el estado del pedal del acelerador, ya que si el nivel de desgaste indica la cantidad de uso a la que ha sido sometido.

  • Comprobar si los velocímetros mecánicos están dañados Algunos coches antiguos todavía matriculados tienen velocímetros mecánicos. Si en este caso hay arañazos en el velocímetro, esto debería alertar sobre una posible manipulación en el kilometraje.

  • Revisar el historial del vehículo Aunque actualmente CARFAX no puede proporcionar información sobre vehículos de la Europa germánica, cubrimos el resto de países de esta zona y de los Estados Unidos casi por completo. Antes de comprar un coche usado importado, vale la pena echar un vistazo a su historial.

  • Anotar el kilometraje en el contrato Es importante incluir el kilometraje exacto en el contrato de compra del coche. Con este apunte en la documentación, se pueden fundamentar mejor las posibles demandas de recurso en el caso de que haya habido manipulación. También ocurre que los estafadores ajustan el kilometraje a la baja antes de la cita en el taller y, por lo tanto, la lectura manipulada aparece en la factura del mecánico. Por lo que es importante que se puedan consultar varias y no solo la última factura. Igualmente, al cambiar los neumáticos suele ser necesario ajustar el cuentakilómetros, así que habrá que prestar atención también a estas revisiones.

En resumen: cómo detectar la manipulación del cuentakilómetros

  1. Solicitar los documentos del vehículo.

  2. Calcular el número de cambios de aceite.

  3. Revisar las facturas del taller.

  4. Ver si los neumáticos están gastados.

  5. Consultar el historial de coches usados.

  6. Hacer un diagnóstico en el taller.

  7. Comprobar si existen arañazos en el velocímetro, si es mecánico.

* Importante: incluir el kilometraje actual en el contrato de compraventa.

Si después de realizar estas comprobaciones sigues sin estar seguro sobre la autenticidad de la cifra que marca el cuentakilómetros, lo mejor es hacer una revisión del coche de segunda mano en un taller o en un club automovilístico. Este servicio tendrá un precio, pero, si se quiere estar seguro del coche que se va a adquirir, es un dinero bien gastado en comparación con el coste de un automóvil.

Comprueba sin compromiso si tenemos información sobre tu vehículo

Accede al informe completo

CARFAX Europe - CAR FOX

Si lo compruebas de antemano, te ahorras sorpresas desagradables.

Verifica la matrícula o el bastidor sin compromiso:
Ver ejemplo CARFAX