Página principalBlogComprobaciónCoches siniestrados: ¿cómo comprobarlo antes de comprarlos?
11 marzo 2020

Coches siniestrados: ¿cómo comprobarlo antes de comprarlos?

Si no quieres tener que dedicar tiempo y dinero a arreglar los desperfectos de tu coche de segunda mano, lo más recomendable es que evitar comprar uno que haya sufrido un accidente. Pero esta situación no siempre es fácil de descubrir, ya que los vendedores no están dispuestos a revelar esa información. Por eso, es importante que busques tú mismo las señales de un accidente durante la inspección del coche.

Comprueba sin compromiso si tenemos información sobre tu vehículo

Accede al informe completo

Cómo identificar un coche accidentado

Aunque sólo haya sufrido un accidente menor al aparcar, el coche ya no está libre de accidentes. Cualquier daño causado por un impacto externo durante un accidente que vaya más allá de pequeños defectos cosméticos se clasifica como daño por accidente. Lógicamente, un coche con siniestro tiene un valor menor porque el coste de la reparación que ha pagado la compañía de seguros, basado en una tasación, debe deducirse de su valor de mercado.

¿Cómo se pueden detectar posibles daños por accidente en un vehículo usado? Si los datos están disponibles, el informe CARFAX documenta si el coche estuvo implicado en un accidente. En cuanto a los vehículos estadounidenses, también revelará si se ha emitido un “Título de Salvamento”, que es como se denominan los vehículos catalogados como siniestro total.

Señales de accidente fáciles de detectar

Cualquiera puede determinar si un vehículo usado es un coche con siniestro o no. Lo único que tiene que hacer es examinar el coche, preferiblemente a la luz del día, para buscar abolladuras y arañazos fácilmente identificables. Este tipo de daños sólo son visibles si el coche ha sido recién lavado.

1. Inspecciona la pintura

Si no estás seguro del estado de la carrocería, pasar las yemas de los dedos por las zonas más susceptibles de recibir golpes puede ayudar a detectar desperfectos o daños camuflados. El óxido también puede detectarse de este modo, al igual que las zonas pintadas de forma irregular. Se puede ver si un coche ha sido repintado mirando las juntas de goma de las puertas, alrededor del maletero o en el capó, donde no deben verse salpicaduras de pintura. Si, por otro lado, se ha rellenado una mancha o desperfecto, se puede encontrar pasando un imán por la carrocería del coche: el metal es magnético pero la masilla no.

2. Comprueba las distancias entre piezas

Un indicio de accidente son las dimensiones entre las diferentes piezas, como por ejemplo entre la tapa del compartimento del motor y el guardabarros. Una dimensión regular de los huecos se considera un signo de calidad y, en el caso de un coche accidentado, las dimensiones de estos huecos no suelen ser uniformes. Se pueden medir con una regla para asegurarse de las distancias.

3. Mira bien los neumáticos

Si el dibujo está muy desgastado en un lado, es un aviso de que los neumáticos ya no ruedan de manera regular. Lo mismo ocurre con las llantas: si están dañadas, hay que preguntar el porqué. O bien el anterior conductor es simplemente torpe y las ha rayado al aparcar o es el resultado de un accidente. En este caso, es mejor llamar a un mecánico para que vea si la suspensión se ha podido ver afectada.

4. Haz una prueba de conducción

La inspección visual es sólo una parte de la prueba de accidentes. La otra parte es la prueba de conducción, en la que hay prestar atención al comportamiento de la dirección. Si quitas las manos del volante en un tramo recto de la carretera, el vehículo debería seguir en esa dirección durante un rato. Si el coche se tuerce muy rápido o cambia de dirección, debes preguntar al vendedor a qué se debe.

La facilidad con la que se cierra la puerta del coche también es una forma de comprobar si ha sufrido un accidente, ya que debería cerrarse sin mucho ruido ni esfuerzo. En caso contrario, puede ser síntoma de que el vehículo ha sufrido un siniestro.

5. Echa un vistazo bajo el capó

Merece la pena que eches un vistazo al interior del compartimento del motor del vehículo. Si aquí se ven marcas de soldadura o de aplastamiento, podría ser señal de que ha sufrido una colisión. Asimismo, levantar la alfombra del maletero para comprobar si el suelo presenta soldaduras y manchas de óxido puede ayudar a descubrir desperfectos.

6. Cuatro ojos ven más que dos

Durante la inspección, es bueno examinar el vehículo con alguna persona de ayuda, ya que cuatro ojos siempre ven más que dos. Los vendedores expertos suelen hablar mucho durante la inspección, lo que puede distraer.

7. Pide un informe CARFAX

Si todavía no estás seguro, solicita un informe CARFAX. Nuestra base de datos, que se actualiza a diario con nueva información, contiene más de 28.000 millones de registros de 20 países europeos, Estados Unidos y Canadá.

Si el coche está tan dañado que ya no merece la pena repararlo, se habla de siniestro total. Hay tres situaciones en las que se declara siniestro total: incendio, robo o accidente. Los coches que se catalogan de siniestro total es que están tan dañados que no se puede reparar técnicamente y tienen un valor residual cero. También es posible, como explican desde Mapfre, que el vehículo accidentado se pueda reparar pero que no sea rentable por el coste del arreglo supere el 75% del valor del coche.


💡 El valor residual es la cantidad por la que se podría vender el vehículo accidentado sin reparar. Si es cero, hay empresas especializadas en desguazar el coche para obtener piezas utilizables.


A la hora de revisar un coche del que sospechemos que haya sufrido un accidente se aplica la siguiente norma: si el vendedor oculta que es un vehículo siniestrado, se trata de un fraude. Sin embargo, si el coche ha tenido varios propietarios anteriores, el dueño actual puede saber que el coche estuvo implicado en un accidente. Por eso, siempre debes mirar dos veces si el vehículo tiene rastros de un accidente y solicitar el informe CARFAX.

Comprueba sin compromiso si tenemos información sobre tu vehículo

Accede al informe completo

CARFAX Europe - CAR FOX

Si lo compruebas de antemano, te ahorras sorpresas desagradables.

Verifica la matrícula o el bastidor sin compromiso:
Ver ejemplo CARFAX