Página principalBlogCompra y ventaConsejos para comprar un coche híbrido de segunda mano
11 octubre 2021

Consejos para comprar un coche híbrido de segunda mano

El mercado de coches de segunda mano es algo donde participan millones de personas cada año. A diario, en España se venden miles de coches usados. Un porcentaje cada vez mayor de esos coches son híbridos. Concretamente, son híbridos-eléctricos o híbridos gasolina-eléctrico.

Los coches híbridos eléctricos aparecieron por primera vez a finales de los años 90. El Prius ha pasado a convertirse en sinónimo de híbrido gasolina-eléctrico (a menudo llamado simplemente "híbrido") y es probablemente el vehículo que la mayoría de los consumidores asocien con un híbrido, circulando en carretera o en concesionarios. Aunque nos referiremos con frecuencia a los Prius en este artículo, los aspectos que mencionamos se podrían utilizar con cualquier coche híbrido de segunda mano.

Comprueba sin compromiso si tenemos información sobre tu vehículo

Accede al informe completo

Comprobaciones específicas para coches híbridos

Hay algunas cosas únicas en los coches híbridos de segunda mano que deberías comprobar, ya que no son típicas en un vehículo de gasolina o un vehículo totalmente eléctrico.

Algunas de estas dependerán del tipo de sistema de propulsión específico que tenga (no todos los híbridos gasolina-eléctricos están diseñados de la misma forma). Una conexión híbrida tendrá diferentes consideraciones dependiendo de si es un híbrido en paralelo o en serie. Saber qué tipo de híbrido estás comprando es importante, por lo que deberías analizar el coche antes de comprarlo y saber cómo funciona exactamente. Hay cientos de vídeos y artículos en la red referentes a cada tipo de híbrido que puedes encontrar en un concesionario de vehículos de ocasión, así que solo tienes que buscar y explorar un poco más.

  1. La mayoría de los híbridos que se venden son del tipo híbrido paralelo, que cuenta tanto con el motor normal como con el motor eléctrico, y trabajan en paralelo para propulsar el coche la mayoría del tiempo (aunque también pueden funcionar de manera independiente). Así es como funciona el Toyota Prius, el Hyundai Sonata híbrido, y otros. Por el contrario, un híbrido en serie, como el Chevrolet Volt, tiene las unidades eléctricas y las de combustión trabajando por separado y a menudo se refieren a un vehículo eléctrico de autonomía extendida, ya que es principalmente un coche eléctrico en el que el motor actúa como un generador.

  2. En cualquier caso, un coche híbrido tendrá una batería, un motor o motores eléctricos, frenado regenerativo y sofisticados controles electrónicos y computarizados para su funcionamiento. La batería tendrá una duración específica, en función de su composición química, mientras que el frenado regenerativo significa que la energía consumida durante el frenado es transformada en electricidad para luego almacenarla en las baterías del coche.

  3. Es importante que tengas en cuenta la expectativa de vida útil de la batería de un coche híbrido. La mayoría tienen muchos años de garantía y una vida útil esperada más allá de los años de garantía, así que -a menos que el coche híbrido de segunda mano que deseas adquirir sea muy antiguo- no tienes nada de qué preocuparte. La mayoría de las garantías de los coches híbridos de segunda mano también cubren problemas con las baterías. Las garantías varían de 8 a 10 años, o más. Normalmente las baterías, en la mayoría de los coches híbridos, duran alrededor de 240.000 kilómetros y, si consideras necesario reemplazarla, te costará entre 3.000 € y 8.000 € comprar y reemplazar las baterías. La buena noticia es que la mayoría de los híbridos no son tan dependientes de sus baterías como lo son los coches meramente eléctricos, por lo que la sustitución no será tan urgente en caso de que haya problemas con la batería. No obstante, una batería averiada significará mucho menor ahorro de combustible hasta que sea reemplazada.

  4. Un buen indicador de la velocidad a la que se ha conducido un coche híbrido son los frenos. Bajo condiciones normales de uso, un coche híbrido con frenado regenerativo requerirá la sustitución del freno solo en contadas ocasiones, tal vez la mitad o un tercio en comparación con los vehículos de gasolina estándar. Si los registros de mantenimiento del híbrido incluyen reparaciones frecuentes del freno, el coche podría haber sido conducido a altas velocidades por su anterior propietario. Esto es una buena indicación de que no deberías comprar el coche o, si lo haces, deberías obtener un gran descuento, ya que es probable que pronto afloren otros problemas.

  5. Si es posible, siempre deberías inspeccionar el vehículo por un mecánico antes de comprarlo. También deberías realizar una prueba de conducción - cuanto más, mejor - para determinar si el vehículo está realmente bien y para observar cualquier problema que pudiera tener. La mayoría de "arreglos temporales" para ocultar problemas se harán evidentes después de unos minutos de conducción y un análisis cuidadoso y exhaustivo.

  6. Asegúrate de echar un vistazo por los costados del vehículo para comprobar cualquier tipo ondulación o cambios en la carrocería. Abre el capó y examina los niveles de limpieza del motor, nivel de líquidos y cualquier daño visible o reparaciones recientes. Pide al mecánico que ponga el coche en un elevador e inspecciona el chasis y la suspensión para detectar posibles signos de desgaste o posibles daños graves. Mira el interior del vehículo para comprobar si presenta algún tipo de daño que se podría estar ocultando, tales como el uso de rotuladores para tapar las quemaduras de cigarrillos, ondulación en el reposacabezas que indica que ha sido quitado o sacado por algún motivo, y así sucesivamente. Revisa cuidadosamente el cuadro de instrumentos en busca de indicios de alguna posible manipulación de kilometraje. Haz que su mecánico compruebe el ordenador del vehículo para verificar errores en el código y descartar también que el cuentakilómetros haya sido modificado electrónicamente.

  7. Por último, asegúrate de que el coche es adecuado para ti y tu estilo de vida. La mayoría de los híbridos están entre vehículos pequeños y medianos, y pueden no ser del tamaño adecuado o tener la configuración que necesitas. El gran ahorro de combustible es un aspecto importante, pero si el vehículo no se adapta a tu estilo de vida porque es demasiado pequeño o no tiene la distancia suficiente al suelo para adaptarse a los caminos por los que habitualmente conduces, probablemente este no sea tu coche.

Test de conducción de un coche híbrido usado

En un test de conducción es donde la mayoría de los compradores deciden si comprar el coche o no. Conducir un coche híbrido de segunda mano por primera vez puede hacerte sentir abrumado, por la experiencia que te ofrece un coche híbrido, y no darte cuenta de otras cosas que se podrían ver si no fuera un coche híbrido. Asegúrate de tomar el tiempo suficiente para adaptarte a la experiencia de una conducción híbrida y empieza a percibir las pequeñas cosas que pueden influir en tu decisión de compra.

Precio de los coches híbridos de ocasión

Por último, antes de comprar el vehículo, asegúrate de que tengas un precio razonable. Por supuesto, todos los coches de segunda mano ofrecen distintos pros y contras a la hora de desembolsar el dinero, pero el atractivo principal de un híbrido es el ahorro de combustible que conlleva. Recuerda que, cuando estos coches son nuevos, a menudo llevan una "prima" incorporada a su precio. Esto puede ser o no compensado por el mercado, dependiendo de la cantidad de coches híbridos que haya disponibles para la venta. En general, el coche híbrido de segunda mano de más bajo coste será un Prius, ya que en carretera es mejor que cualquier otro (coche híbrido mejor vendido).

La mayoría de las veces, encontrarás que un coche híbrido de segunda mano, si tiene un precio razonable y encaja con tu estilo de vida, será más viable económicamente a largo plazo que lo que es uno nuevo o un vehículo de gasolina estándar.

Conceptos básicos de los coches híbridos

La compra de un coche híbrido de segunda mano requiere empezar con lo básico. Para ello necesitas conocer el historial del vehículo en varios aspectos. El historial del vehículo, por supuesto, te dirá mucho de la historia del vehículo, incluyendo dónde fue registrado en un primer momento, dónde ha sido registrado recientemente, o incluso si tiene cualquier llamada a revisión, o garantías de fábrica todavía activas. También podrás comprobar si se han reportado a CARFAX daños o accidentes. Con el informe del vehículo, podrás saber el historial de propiedad, lo que te dará una visión general de dónde ha estado el vehículo. Debido a que muchos centros de servicios, reparación y mantenimiento colaboran con CARFAX, el historial de vehículo por matrícula o bastidor también puede mostrar el estado de mantenimiento del coche.

Comprueba sin compromiso si tenemos información sobre tu vehículo

Accede al informe completo

CARFAX Europe - CAR FOX

Si lo compruebas de antemano, te ahorras sorpresas desagradables.

Verifica la matrícula o el bastidor sin compromiso:
Ver ejemplo CARFAX