7 pasos a seguir para comprar un coche de segunda mano

A lo largo de todo el proceso de compra de un coche de segunda mano es posible sufrir inconvenientes, frustrarse o incluso querer desistir. Para evitar estas situaciones, a continuación recogemos un listado para organizar de inicio a fin la compra de un coche usado.

7 pasos a seguir para comprar un coche de ocasión con éxito

Pasos a seguir para comprar un coche de ocasión con éxito

Hay que tener en cuenta, en estos últimos casos, cuáles son las condiciones o los tipos de interés y si el vendedor profesional nos haría algún tipo de descuento por pagar de una manera u otra.

Un sistema para calcular el dinero máximo que debería costarnos un coche es restar el 20% del valor que se suele pagar en la entrada y dividir la cantidad restante por los siguientes cuatro años. Si el resultado da más del 10% del salario, habría que buscar un vehículo más barato.

Por otro lado, otra herramienta útil es utilizar algún tasador online que nos permita conocer cuánto valdría el coche que nos gustaría comprar.

Finalmente, la mejor manera de conocer el rango de precios del coche que nos interese comprar es pasar muchas horas en las páginas web de compraventa de coches usados. Ahí podremos ver cuánto pueden llegar a pedir los vendedores.

En el caso de un concesionario, se pueden examinar las reseñas sobre el establecimiento. Con un particular, lo mejor es prestar atención a cómo responde a las preguntas que se le planteen y a si dispone de la documentación obligatoria y la muestra cuando se solicita.

Por otro lado, también se puede recurrir a los centros de venta de las propias marcas, que en el caso de los vehículos de segunda mano suelen tener programas CPO o de certificación. Estos programas consisten en poner a la venta coches de su propia fabricación tras haberlos revisado y reparado, si necesario.

Sobre todo, hay que mirar también si hay inconsistencias en los registros del cuentakilómetros y si ha habido algún daño, accidente o siniestro previo.

Además de comprobar el informe de vehículo CARFAX, donde encontraremos datos disponibles sobre los vehículos que nos interesan, también se pueden solicitar los informes disponibles en la DGT. El más sencillo es gratis, mientras que los de cargas o los completos son de pago.

Una vez que tenemos el coche delante, tendremos que revisar el estado exterior de la carrocería:

  • ✔ Arañazos, abolladuras, roces, juntas de goma de las puertas.

  • ✔ Los neumáticos y los frenos.

  • ✔ La suspensión del coche.

  • ✔ Cristales, lunas, espejos retrovisores.

  • ✔ Signos de humedad.

Una vez dentro del vehículo, habrá que fijarse en:

  • ✔ El estado de los embellecedores, los plásticos y el salpicadero en general.

  • ✔ Los tejidos y materiales de los asientos.

  • ✔ El estado de los cinturones de seguridad.

  • ✔ Cómo está el volante.

  • ✔ Los sistemas eléctricos o electrónicos (pantalla, luces, calefacción, aire acondicionado, radio, conexión bluetooth….).

Estos son los aspectos y las señales a los que prestar atención durante el test drive:

  • ✔ Arrancar el motor y dejarlo al ralentí para ver que no se calienta, no hace ruidos o se cale.

  • ✔ Meter primera marcha y comenzar a circular sin que haya ruidos raros o vibraciones excesivas.

  • ✔ Los pedales y el volante no deben ir ni demasiado duros ni excesivamente blandos.

  • ✔ El coche no debe hacer ruidos ni vibraciones extrañas a lo largo del test.

  • ✔ Prestar atención a la suspensión del coche durante las curvas, los cambios de velocidad y los baches y resaltos de la calzada.

  • Que no produzca olores raros o que el escape emita humo de colores, ya que pueden ser síntomas de avería grave.

  • ✔ Si el coche tiene asistentes a la conducción, que todos ellos funcionen correctamente.

  • ✔ El comportamiento de los frenos tiene que ser el adecuado.

  • ✔ Después de un rato en marcha, comprobar que no se enciende ningún testigo en el salpicadero.

La primera oferta que hagamos debe ser sensata, ya que un regateo muy a la baja puede hacer el que el vendedor pierda interés. Hay que encontrar la justa medida entre lo que queramos pagar y lo que nos pida el propietario del coche usado.

Lo mejor, en estos casos, es contar con la opinión de un experto y acudir a la negociación con un listado de motivos por los que deberían hacernos una rebaja en el precio. Por ejemplo, si hemos encontrado arañazos, si los neumáticos deberían cambiarse… Todos estos desperfectos, aunque solucionables, pueden servir para conseguir un precio más apetecible y justo.

Firmar el contrato: A qué prestar atención

Una vez que hemos acordado el pecio, toca firmar los papeles. Lo más importante es tener los documentos de identidad de la parte vendedora y del comprador, así como la documentación del vehículo.

En el contrato de compraventa se debe reflejar el estado del coche, el precio acordado y los datos de ambas partes. Antes de firmarlo, hay que revisar que el historial de inspecciones técnicas está al día y que el vendedor dispone del permiso de circulación y el resto de documentación obligatoria del vehículo.

También es importante asegurarse de que las condiciones de la garantía están correctamente especificadas, aunque ahora la nueva ley es muy clara al respecto de las condiciones de venta del vehículo.

Una vez firmado el contrato, el comprador tiene que acudir a la Dirección General de Tráfico para hacer efectivo el cambio de nombre. Es obligatorio cerrar este trámite en los 30 días siguientes a la compraventa del vehículo usado.

Comprar un coche de segunda mano con tranquilidad

Aunque el proceso de comprar un coche de segunda mano pueda parecer arduo y complicado, siguiendo estas recomendaciones nos aseguraremos de llevarnos a casa el coche que necesitamos sin haber pagado de más por él.