Página principalBlogGuías y tutorialesMantenimiento de un coche eléctrico: consejos y advertencias
30 diciembre 2022

Mantenimiento de un coche eléctrico: consejos y advertencias

Los coches eléctricos han experimentado un gran aumento en las cuotas de ventas de nuevos vehículos. Estas nuevas tendencias de compras se han visto impulsadas, en parte, por las políticas que imponen restricciones de circulación a los coches más contaminantes, como las zonas de bajas emisiones, así como por las penalizaciones por emisiones a los fabricantes de automóviles.

Los coches eléctricos son aquellos impulsados por baterías eléctricas que alimentan el motor y que, por lo tanto, dejan de lado los combustibles fósiles como fuentes de energía. Habitualmente, los eléctricos son los considerados aquellos que funcionan al 100% con este tipo de mecánicas, frente a los híbridos que siguen combinando el uso de estas nuevas motorizaciones con motores de combustión.

Hay una larga lista, muy difundida, sobre las ventajas y desventajas de los coches eléctricos. Entre las primeras podemos encontrarnos un ahorro económico a medio y largo plazo de uso en comparación con los motores tradicionales, sobre todo tras el aumento del precio de los combustibles fósiles; una circulación sin restricciones y un mantenimiento del coche mucho más barato. Como desventajas, las principales son el elevado precio de adquisición (aunque esta brecha cada vez se recorta más gracias a las ayudas y a las mejoras en la producción en serie) y la falta, por lo menos en España, de una red de infraestructura de recarga que abastezca a los conductores de este tipo de vehículos.

Los coches eléctricos son más caros y requieren cuidados que difieren de los motores tradicionales. También es necesario que los conductores incorporen a su conducción nuevos hábitos, como el saber aprovechar las frenadas regenerativas. Y, sobre todo, es importante saber qué cuidados necesita un vehículo eléctrico. En este artículo, ahondamos en la información sobre coches eléctricos necesaria para poder cuidar adecuadamente de uno de estos modelos.

Por ejemplo, es necesario saber cómo cuidar de la batería del coche, uno de los elementos principales del vehículo. Según Consumer, las baterías tienen una vida útil media de más de 300.000 kilómetros, aunque esta puede verse acortada si hacemos un mal uso de ella. Algunos fabricantes cifran en 8 años la vida útil de este componente, lo que determina, al final, el periodo de uso del vehículo antes de tener que hacer un gran desembolso para sustituir la pila.

¿Qué mantenimiento necesita un coche eléctrico?

Quitando el mantenimiento habitual de cualquier vehículo, como el cambio de neumáticos o los frenos, que habrá que sustituir según señale el fabricante en el segundo caso o según se aprecie un desgaste significativo en ambos, los vehículos eléctricos tienen un mantenimiento mucho más sencillo y, por lo tanto, económico, que los vehículos con motor de combustión.

El punto central será el mantenimiento de la batería. La degradación de la batería se ve acelerada por la exposición a altas temperaturas o la oscilación extrema de la misma, así como por los ciclos de carga y descarga. Aunque al principio este proceso es más acusado, la debilitación de la batería de un coche eléctrico se ha estabilizado pasado un tiempo y no es tan acusada. Un consejo para alargar la vida útil de la batería es evitar que su capacidad llegue al 0% o cargarla siempre hasta el 100%. Lo mejor es mantenerla entre el 20 y el 80%.

Además, al trabajar mediante procesos químicos, la oscilación de temperatura a la que se hace trabajar la pila es importante. Lo mejor es mantenerla siempre entre 15 y 35 grados, según los expertos, para que la batería no sufra en exceso ni que tenga que trabajar en condiciones adversas. De todas formas, hay que entender que no todas las baterías son iguales ni todos los fabricantes equipan el mismo tipo de pila en sus coches, por lo que lo más aconsejable es seguir siempre las indicaciones que pueda facilitarnos la marca. El precio de sustituir la batería de un coche eléctrico varía dependiendo del coche y oscila entre los 8.000 y los casi 15.000 euros.

Otro aspecto al que tenemos que prestar atención es al nivel de líquido refrigerante del sistema que enfría la batería, en relación con el punto anterior. Además de este aspecto, habrá que tener el mismo cuidado con ciertos elementos comunes con un coche tradicional, como el cambio de filtros o líquido limpiaparabrisas, amortiguadores, líquido de frenos…

Algunas de las averías más comunes en un coche eléctrico

Los fallos en la batería son una de las averías más comunes en los coches eléctricos, como hemos señalado en el punto anterior. Aunque se pueden tener un cierto cuidado y mimo para evitar que la pila se degrade, tarde o temprano habrá que pensar en sustituirla, una reparación que sobrepasa los miles de euros. Puede ser que nuestro seguro del vehículo contemple esta sustitución, pero aun así tendremos que estar preparados para enfrentarnos a ella pasados los kilómetros señalados por el fabricante o los años estipulados. El cambio del líquido refrigerante de la batería será indispensable para mantenerla en buen estado.

El resto de averías más frecuentes son las de los neumáticos, que habrá que cambiar cada dos años, y las de los frenos, que habrá que revisar periódicamente y cambiar los distintos componentes cada dos o cuatro años, según sean las pastillas o los discos. Igualmente, los coches eléctricos pueden presentar problemas en el sistema electrónico, al igual que cualquier coche moderno, aunque para estos componentes no hay una fecha de caducidad y, simplemente, deberemos estar atentos a comportamientos anómalos para acudir al mecánico.

Costes de mantenimiento: comparativa entre coches eléctricos y de combustión

Los coches eléctricos son mucho más baratos de mantener durante su vida útil. Si comparamos el mantenimiento de un coche eléctrico con el mantenimiento de un coche de gasolina o uno diésel, el ahorro entre uno y otro es de varios miles de euros al año. La razón radica en que los motores de los vehículos eléctricos tienen un funcionamiento mucho más sencillo y no contienen tantas piezas pequeñas que puedan sufrir el desgaste del uso y el paso del tiempo.

En una comparativa de mantenimiento entre ambos tipos de coche, la diferencia parte desde los 2.000 euros como mínimo. Y es que a los coches eléctricos no es necesario cambiar el aceite del motor o este filtro, ni existe la correa de distribución, ni de bujías y ni siquiera el filtro del combustible. Todo esto son reparaciones de cientos y miles de euros que el conductor de un VE se ahorra con el paso de los años. El mantenimiento de un coche de gasolina o diésel, con el paso del tiempo, se puede disparar hasta los 9.000 euros dependiendo de su antigüedad, uso y las reparaciones que necesite, aunque la media de los últimos estudios cifra el gasto en mantenimiento de un coche en España en los poco más de 1.000 euros, siendo nuestro país el séptimo más barato de Europa.

A todo esto hay que sumar el gasto en combustible, que dependiendo del kilometraje diario puede suponer hasta más de 11.000 euros al mes, unos 90 euros por depósito entre subida y bajada del combustible de media y dependiendo de la capacidad del mismo Mientras tanto, cargar un coche eléctrico cuesta entre 7,5 hasta casi 40 euros por cada recarga, dependiendo de si usamos un punto de carga doméstico o público. Aunque apostar por un coche eléctrico pueda parecer más caro al principio, su mecánica y su sistema de carga permiten ahorrar en el medio y el largo plazo.


💡 Artículos relacionados

Si lo compruebas de antemano, te ahorras sorpresas desagradables.

Verifica la matrícula o el bastidor sin compromiso:
Ver ejemplo CARFAX